jueves, 5 de diciembre de 2013

RUSH - Clockwork Angels

EaRtHlInG - MiLáN



Más de 37 años juntos, 20 álbumes de estudio, cerca de 50 millones de discos vendidos en todo el mundo y lo más importante, a pesar del tiempo transcurrido, siguen lanzando maravillosos trabajos al mercado que valen cada céntimo de su precio. 5 años nada más y nada menos, hemos tenido que esperar los fieles seguidores de banda canadiense a que viese la luz la nueva obra . Snakes & Arrows fue para mi gusto uno de los mejores discos de rock de la década pasada, el retorno de RUSH no decepciona y este Clockwork Angels os aseguro que es una auténtica joya.

Nick Raskulinecz, vuelve a sentarse tras la mesa de mezclas junto a Rush, y en esta faceta como en todas el álbum brilla con luz propia. El sonido es brillante, redondo y equilibrado, con la comunión entre los efectos de vanguardia y el rock progresivo marca de la casa. Las ideas y los ornamentos son de un caudal enorme e incesante y lo mejor de todo es que pese ello, no suena forzado ni sobreproducido. Por extraño que parezca me aventuraría a decir, que en este aspecto es hasta incluso más sobrio que su predecesor. El cambio de sello no ha afectado para nada y la banda sigue haciendo lo de siempre, aquello en lo que creen y les gusta, manteniendo a la discográfica al margen de lo que sale de sus mentes. 


Musicalmente hablando estamos ante una delicatessen, mucho más duro que Snakes & Arrows ya que los temas son menos directos y con unas estructuras de mayores dimensiones, pese a que hay muchas concesiones, resulta menos pegadizo y más progresivo. En cuanto a RUSH, ¿qué podemos decir? no hay calificativo lo suficiente grande como para definírlos, Neil Peart... The Yoda of the Drums, milimétrico, metronómico, perfecto tras los parches y fabuloso como letrista. Alex Lifeson sigue sonando enorme, con su exquisito gusto, un auténtico pintor de las sensaciones auditivas. Geddy Lee... uno de los mejores bajistas de la historia del rock con su característico y atronador sonido de bajo, ¡y qué partido saca este hombre de su voz! está claro que pese a no tener una garganta prominente sabe extraer de ella un juego tremendo. Usa los Taurus como nadie y su papel como teclista sigue siendo un lujo. Como en su día dijo Kirk Hammett: ¡¡¡¡¿cómo puede un trío obtener un sonido asi?!!!!

Kevin J.Anderson, encargado junto a Brian Herbert de continuar la saga de Dune, es un ferviente seguidor de Rush, a su vez de Neil Peart es conocido su gusto por la novela de ciencia-ficción y el trabajo de Anderson. Clockwork Angels rezuma esa afición por los cuatro costados, girando la temática por historias de ciudades de oro, la consumación de los sueños o la alquimia. Otro dato curioso es que si nos fijamos, el reloj de la portada marca las las 9:12, lo que en formato digital sería 21:12, os suenan de algo las cifras 2112.

De Caravan y BU2B ejercieron de singles de lanzamiento, queda por decir que han sido cuidadosamente mezcladas para ser incluidas en el álbum y aunque resulte difícil, han seguido ganando puntos como es el caso de BU2B, con esa nueva intro acústica aderezada con ciertos toques psicodélicos.

Cuando hablábamos anteriormente de la voz de Lee, decíamos que sabe obtener de ella un partido estupendo, y para la intro de Clockwork Angels lo confirma más aún con esas suaves e hipnóticas notas cantadas a modo de eco. Al sintetizador se le van añadiendo esos famosos acordes abiertos marca Lifeson, a los que se les une poco a poco un potente bajo y una galopante percusión. El estallido culmina con unas sencillas notas acústicas difuminadas por la portentosa base de Geddy y Neal. Los cambios se suceden constantemente y a esto le sigue un poderoso riff machacado por el bajo. Esto nos conduce al melódico estribillo que no para de chocar contra la base. Para el solo Alex opta por una sonoridad muy al estilo de YYZ por su fraseo ligado, a medida que avanza el acompañamiento se vuelve más interesante haciendo ciertas referencias al jazz, el sonido se vuelve más cremoso y Lee pasa su voz una serie de efectos para volver de nuevo al inicio. Uno de los temas más sobresalientes y progresivos del nuevo trabajo.


Peart abre ritmicamente The Anarchist, no tardan en sumarse sus compañeros para dibujar una fastuosa introducción muy en el estilo del grupo. Alex rompe con ella de nuevo con amplios acordes, soberbias las líneas que marcan en conjunto el bajo y la batería. La letra y la base instrumental avanzan con gran dinamismo por un constante caudal de cambios de ritmo. Fantástico interludio para conducirnos a un solo cargado de tensión , probablemente por esa sonoridad establecida por la escala menor armónica. 7 minutos que se nos hacen demasiado cortos.

Carnies es la heredera directa del sonido clásico de RUSH, un tema construido desde el riff (muy a lo Bangkok) que pese a lo dicho, también ofrece esa vertiente más actual de la banda, sobre todo en las secciones melódicas ornamentadas por el sintetizador. La sección intermedia es simplemente genial, Peart machaca su Ride y el tema avanza perfilado por los constantes cambios que parecen no tener fin.

La tregua llega con Halo Effect, un tema mucho más reposado, con un fuerte carácter acústico, muy pegadizo y más sencillo para nuestros oídos. Algo más comercial  con un gusto exquisito.

Seven Cities of Gold está basada en el libro "Naufragios" de Alvar Núñez Cabeza de Vaca quien participó en 1527 en la expedición de Pánfilo de Narváez a La Florida. Las fabulosas "Siete ciudades de Oro" descritas en su libro y considerada la primera narración de carácter histórico sobre el vasto territorio que hoy comprende los Estados Unidos, sirve de inspiración para la construcción de este tema de grandes dimensiones y muy en la línea de los RUSH de Vapor Trails o Snakes & Arrows.

The Wreckers ensalza la vertiente melódica de la banda, con un estribillo precioso y un despliegue de creatividad para un tema que a parte de para disfrutar, sirve también para desengrasar. Uno de mis favoritos. 

Headlong Flight recoge lo mejor de su primera época. El virtuosismo está presente en todo momento, las partes de bajo son un regalo para el oído, con ese sonido grueso y enorme que Geddy extrae de sus yemas. Las capas de Lifeson son densas y llenas de cambios de color, jugando siempre con las posibilidades que ofrece la distorsión, sonando enorme con esos acordes abiertos y bien resueltos, además de un solo de su propia Old School con buena dosis de wha-wha

Wish them Well tiene en mi opinión, ciertos toques de A.O.R. y mucho, mucho rock que conduce la final con The Garden. Este último es un medio tiempo muy contenido, sabor añejo de los años 70 con toques actuales. Un estribillo fantástico e inspirador pone el broche final al nuevo trabajo.


Clockwork Angels  denota que la banda ha trabajado muchísimo, con una producción impecable y unas composiciones elaboradas hasta el mínimo detalle. Es prácticamente imposible reinventarse tras casi 40 años de carrera, RUSH lo han conseguido y con matrícula de honor.

2 comentarios:

  1. Ey Milán, ya me he dejado caer por SILENCE EARTHLING, qué buena pinta, seguro os irá fenomenal, ahora mismo lo añado en mi lista de blogs, ya que Nylon Y Acero se acabó... ¡Re-bienvenido a Blogger, hablamos también por Facebook... saludos!

    ResponderEliminar
  2. Como siempre, es genial leerte, tanto yo como mi colega BOX te agradecemos que nos ancles a tu blog y nos publicites, estamos deseando poner esto en marcha, poco a poco va arrancando todo. Hablamos por donde haga falta, un abrazo!!!!

    ResponderEliminar