miércoles, 1 de enero de 2014

Sound of Contact - Dimensionaut

EaRtHlInG - MiLáN



Dimensionaut, un álbum preciosista en el que convergen el prog rock de antaño con los desarrollos más vanguardistas, junto a una buena dosis de ciencia-ficción. Muy patentes están las sonoridades e influencias de Yes, King Crimson, Genesis, Marillion o Pendragon, pero si a eso le añadimos creatividad, frescura y modernidad, tenemos como resultado uno de los mejores lanzamientos de 2013 y un referente del género, algo que para tratarse de un álbum de debut resulta, cuanto menos, inverosímil. 

Dimensionaut es un álbum conceptual en toda regla. Su hilo conductor es un viajero del espacio tiempo llamado Dimo, su misión: expandir los límites de la experiencia humana. La narración está arropada por atmósferas que se abren paso entre la luz y la oscuridad, el optimismo y la nostalgia.

Sound of Contact, pequeño preludio de apenas dos minutos, su introducción nos adentra de pleno en un mundo de ciencia ficción, en el que el sonido de la tecnología se funde con elementos primarios. Coros y voces muy al estilo de Jon Anderson, a los que poco a poco se les van sumando el teclado y la sección de cuerda.

La nave despega, Cosmic Distance Ladder, es una fusión de sintetizadores, innumerables capas de guitarra, cambios de ritmo, compás y una increíble amalgama de recursos sobre una cuidada base rítmica. Un diálogo de flujo continuo establecido entre la instrumentación. Dimo comienza su viaje a otra dimensión.



Sentadas las bases llega la calma de mano de Pale Blue Dot, un tema absolutamente delicioso, en el que las espléndidas melodías vocales, las atmósferas creadas por Kerzner y las reminiscencias del prog, hacen de él un icono.

I am Dimensionaut, propone una tesitura más onírica y envolvente. La línea vocal es impresionante, al igual que la forma en la que va avanzando la canción. Resulta fascinante el dramatismo que imprimen en la segunda caída del estribillo, y el cambio de rumbo que otorga la sección intermedia con un fantástico trabajo entre el teclado y la percusión.


Not Coming Down es quizás un homenaje a los Pink Floyd del Dark Side of the Moon, sobre todo por ese inequívoco briseado de agudos a graves del inicio, que a más de uno le recordará a Breathe del citado álbum. El desarrollo avanza bajo el influjo de los Floyd del A montary Lapse of the Reason y The Division Bell. Es sobrecogedora la forma en la que el tema se va volviendo cada vez más y más oscuro. La sección de cuerda es espléndida, al igual que ese final repleto de disonancias.


Remote View recuerda mucho a los Genesis de la etapa intermedia, unas voces muy a lo John Wetton y ese tamiz más comercial. Beyond Illumiantion llega sin avisar, de hecho en un principio parece estar insertada en el corte anterior. Por un momento parece que estamos escuchando Englishman in New York de Sting por ese juego con el sintetizador. Cuando parece que Collins se está cargando con todo el peso del tema, llega la angelical voz de Hanna Stobart, que sin duda realza la dulzura del discurso. Por si no la conocéis, Stobart es la vocalista del proyecto The Wishing Tree, que Steve Rothery, guitarrista de Marillion, llevó a cabo hacia 2001.


Tras el gran trabajo vocal de Only Breathing Out, llega Real of In-Organic Beings, un corte que camina entre The Great Gig in the Sky y Us & Them que sirve como transición a la balada Closer to You, el tema más Pop del disco.

Omega Point nos lleva de nuevo al camino del prog, estructuras muy cuidadas, un soberbio trabajo a la batería y un claro homenaje a Phil Collins.


¿Que sería de un disco conceptual sin una canción larga? Mobius Slip es tema orgásmico de más de 19 minutos, la cima del disco y para mí, una de las cumbres del rock progresivo de todos los tiempos. Se trata de una suite en cuatro movimientos que cabalga entre One for the Vine y Unquiet Slumbers for the Sleepers del célebre Wind & Wuthering de Genesis y Echoes de Pink Floyd, además de aunar en sí claras influencias de Alex Lifeson y Rick Wakeman. Los pasajes acústicos convergen con los más rockeros en una sección instrumental intermedia de lujo, que inaugura el tercer movimiento. Momentos melódicos intercalados con secciónes de una instrumentación más dura en las que se van diseccionando pasajes de canciones anteriores... cualquier cosa que se pueda decir no hace justicia a este eslabón del rock progresivo.

En conclusión, un sobresaliente se queda corto, Sound of Contact es un trabajo de absoluta vanguardia que reúne en sí lo mejor del pasado y el futuro. Ciencia Ficción sonora.
  • Simon Collins - Voz y batería.
  • Dave Kerzner - Teclados, sintetizador y coro.
  • Matt Dorsey - Guitarras, bajos.
  • Kelly Nordstrom - Guitarras, bajos.

2 comentarios:

  1. No lo tenía muy oído pero le daré unas cuantas escuchas, buena recomendación. Enhorabuena por vuestra nueva encarnación en la blogosfera. Os deseo todos los éxitos!! Saludos y Feliz Año!!

    ResponderEliminar
  2. Mil gracias compañero, es un placer volver a la blogesfera, todavía estamos haciendo algunos ajustes, en breve comenzaremos más en serio.

    Gracias por seguirnos!!!

    ResponderEliminar