jueves, 6 de febrero de 2014

ANTHRAX - Worship Music

EaRtHlInG - MiLáN



Debe resultar tremendamente complicado para una alineación como Anthrax mirar atrás, ver que su discografía está compuesta por auténticas joyas como Among The Living, Spreading The Disease o Persistence of Time, referencias clave del género, despedir al frontman de la banda, ficharle de nuevo pasados 20 años y salir de nuevo a la carretera esperando que el público responda tras 8 años de "silencio". Como seguidor de Anthrax puedo afirmar que estoy más que satisfecho con el resultado final del nuevo t

Anthrax nació a principios de la década de los 80 y nos encontramos en el siglo XXI, creo que esta es la mejor premisa a la que podemos acogernos cuando nos sentemos en nuestro sillón, pongamos el equipo a toda potencia y nos dispongamos a degustar Worship Music. Digo esto, porque en el nuevo trabajo convergen ambas épocas, temas decididamente machacones, con riffs salvajes y fuertes dosis de adrenalina, junto a otros de cierto reposo y mayores espacios para encontrar formas de expresión nuevas en lo que al estilo de los neoyorkinos se refiere.


El sonido es fantástico, muy equilibrado y con una atronadora presencia de conjunto que te hace sentir en medio de la II guerra mundial entre agudos perfectamente controlados y unos graves realmente acolchados y mullidos, provocando en las secciones rítmicas una auténtica invitación al Headbanging.

Worship Music queda dividido de la siguiente manera:

  • 1ª sección - Worship - Earth on Hell, The Devil You Know, Fight Until You Can't, I'm Alive.
Worship sirve a modo de oscuro preludio instrumental atmosférico, un rápido entrante cortado por un devastador redoble de blast beat, que desemboca a toda velocidad en un atronador riff raspado a tempo de vértigo, contrastado por la súbita bajada del mismo en la que entra el melódico estribillo. Frank Bello nos regala una presencia magistral para la sección intermedia, el guiño a Persistence of Time no tiene precio... damas y caballeros todavía nos encontramos en Earth on Hell, !el segundo tema!

Es el turno ahora de los adelantos que la banda ya nos brindó en su día, The Devil You Know está probablemente orientando en mayor medida a la etapa más clásica de la banda, con una línea más pegadiza, sobre todo por ese estribillo en el que la garganta de Joey brilla con luz propia. El resto del grupo no queda atrás, Caggiano teje un solo realmente contundente sobre la gran base rítmica. Fight Until You Can't se aposenta sobre multitud de ritmos y cambios efectuados milimétricamente, grandes estructuras y un gran derroche de virtuosismo, un tema a modo de himno que estaría genial para formar parte de la serie televisiva Walking Dead.

I'm Alive sigue los pasos de su predecesora en el aspecto del himno. Magistral esa introducción en guitarras limpias dobladas con acústicas, la percusión incita al movimiento de la legión, los coros suben esa intención, la sección saturada rompe con todo, ese fantástico riff atronador ornamentado por pequeños arpegios en limpio y la entrada de Joey Belladona son fastuosas. El sonido y la tendencia del tema van por derroteros más actuales, a los que la banda se adapta como pez en el agua.


2ª sección - Hym, In the End, The Gyant.

Hym, de nuevo otro preludio, ahora al estilo de Be All and All del célebre State of Euphoria, cantado por una furiosa sección de cellos a solo. El funesto sonido de las campanas anuncia la introducción instrumental, una música que lucha entre la desolación y el optimismo, al final es la ira la que vence, uno de los mejores riffs de la historia de la música metal, rompe con todo y marca el rítmo galopante de In the End, nos encontramos ante lo que probablemente sea el tema estrella del álbum, su sección intermedia no deja lugar a la duda, la nueva entrada con el magistral agudo vocal difuminado y algo velado nos conducen a otra dimensión que finalmente desemboca en guitarras dobladas y la banda descargando adrenalina.

The Gyant coquetea de nuevo con las tendencias más actuales, sorprende por su contundencia, aquí los Anthrax se desquitan a gusto, Frank Bello de nuevo carga con su bajo. Los fans más antiguos de la banda no lo tienen fácil con este tema que requiere probablemente de más de una escucha.

3ª sección - Hym II, Judas Priest, Crawl, The Constant, Revolution Screams

Para la recta final del álbum, Anthrax explora nuevos terrenos, es quizá la sección que más enemigos les va a hacer ganarse, pero creo que si escuchamos los temas con atención y una mentalidad abierta, nos daremos cuenta que estamos ante grandes canciones. Judas Priest está repleta de cambios de ritmo e intención, resulta como una brújula que no encuentra su dirección en ningún momento, creo que es un tema fantástico pero al mismo tiempo, deberían haber profundizado más en las ideas para que resultase menos chocante, a última hora nos encontramos un tanto perdidos y sin saber a donde aferrarnos.

Crawl es otro experimento y no puedo evitar que haya momentos en los que me recuerde a Alice in Chains, en este tema queda demostrado que Anthrax puede hacer grandes cosas y no solo se limita a los temas con traca y velocidades de vértigo. The Constant sigue la referencias citadas anteriormente, pero para que nadie quede desorientado Revolution Screams recupera el rumbo y nos sumerge en otro poderoso capítulo del más puro Metal, que nadie se extrañe al ver su minutaje, contiene un fantástico track oculto.

Worship Music muestra la madurez de una banda que tras mucho tiempo en el limbo, parece haber encontrado su camino, los años no pasan en balde y el registro de Joey Belladonna es algo más grave, pero que nadie lo tome como algo negativo, su papel en este disco es monumental y demuestra por que es uno de los más grandes cantantes de la historia del género (para quien escribe es uno de sus héroes). Me gustaría destacar también el papel de Charlie Benante a lo largo de todo el disco, ya que hace todo un alarde de virtuosismo, está realmente inmenso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario