lunes, 23 de junio de 2014

Rival Sons - "Great Western Valkyrie"

EaRtHlInG - MiLáN

  • Jay Buchanan - Voz
  • Scott Holiday - Guitarras
  • Michael Miley - Batería
  • Dave Beste - Bajo
¿Qué ocurre cuando a estas alturas del milenio tomamos el más puro rock clásico de Led Zeppelin lo mezclamos con la voz de Jim Morrison y lo aderezamos con fuertes influencias sureñas de los EEUU? Pues que obtenemos como resultado al cuarteto californiano Rival Sons. Una banda, como no, absolutamente desconocida en nuestro país, que carga a sus espaldas si contamos con esta última entrega, con cuatro álbumes de estudio y que año a año va creciendo en número de adeptos. Son la gran apuesta del sello discográfico Erache, cosa cuanto menos chocante ya que la escudería es conocida por amparar al mundo del  Death, Grind, Thrash y Heavy Metal. 

El puñetazo en la mesa llegó en 2009 con  Pressure & Time un disco ruidosamente elegante cimentado en el riff, con él se proclamaban como herederos directos del sonido mas contundente del rock sucio y clásico de los años 60 y 70. Tres años después veía la luz Head Down, con un sonido más correcto y moderado, en el que la influencia americana se hace más grande y el grupo crece y crece a nivel compositivo, la producción se torna más clara y aumentan su gusto por el detalle. Temazos como Keep on Swinging, You Want To o la mastodóntica Manifest Destiny Part 1 & 2 hacen de este un disco imprescindible que los zoquetes de All Music se encargaron de valorar como un trabajo correcto.


Rival Sons es una formación de puro Rock n'Roll. su nuevo recambio, el bajista Dave Beste posee ese sonido grueso, redondo y enorme que tal vez venga por su mayor influencia, la Ópera. Michael Miley arranca de sus parches los redobles en los que viven Phil Collins, Ginger Baker y John Bonham.  Por su parte Scott Holiday dibuja con su Firebird  riffs que parecen del arsenal de Jimmuy Page con una distorsión contundente y sucia más propia de épocas pasadas. Destaca también por su exquisito gusto en las composiciones acústicas y el uso del slide. Por su parte Jay Buchanan es un vocalista enorme, dotado con  un poderoso espectro de voz en el que puede escucharse de forma clara su predilección por Eric Burdon, Jim Morrison u Otis Redding. Con un equipo así creo que podéis imaginar como ha resultado este Great Western Valkyrie (GWV).

GWV es probablemente un trabajo mucho más contenido y menos "desbocado" que los anteriores, pero sií es cierto que las composiciones han adquirido un nuevo estatus con melodías muy trabajadas y unas secciones instrumentales más refinadas. Son ya 4 trabajos y este en mi opinión rebasa la madurez de todos ellos.Continua la influencia Zeppeliana aunque también hay pinceladas de psicodelia y alguna que otra mirada a The Doors, lo que hace de este un disco más completo.

GWV abre con Electric Man, un claro ejemplo Old School, con riffs y estribillos super pegadizos y una portentosa base rítmica con acompañamiento de ride y panderetas que le otorgan un deje más ágil y dinámico. El primer break de Holiday suena inmenso con reverberación por doquier y mucho wah-wah, es frenético y como el propio título de la canción indica, muy eléctrico.

Good Luck, tiene el tempo perfecto, y tanto el teclado como el tremolo en la guitarra nos transportan al mundo The Animals con aires de Keith Moon a la batería. Un tema desenfadado, sin grandes pretensiones y muy efectivo.

The Secret, es una de mis canciones favoritas, la introducción es una auténtica locura, el riff que sostiene la canción es un muro de sonido. El rugido de Buchanan... atronador y todo ello contrasta con un dibujo rítmico de puro swing. La sección instrumental es un  viaje al mundo Hendrix.

Play the Fool, welcome to the USA, gafas de sol, palmeras y playa. La influencia americana es enorme aunque todo cambia con el groove de la sección intermedia, donde suben revoluciones y el tempo se dispara, un nuevo riff de guitarras superpuestas se alza con el protagonismo.

Good Things... El señor Buchanan nos regala una de sus mejores intervenciones, mostrando una amalgama de posibilidades que van desde el susurro al rugido, con un falsetto precioso y un constante duelo de voz y guitarra mientras la base se mantiene con teclados propios de The Doors.

Open my Eyes uno de esos temas que se escriben con mayúsculas en la historia del rock. Comienza con una batería majestuosa bajo un idílico Phaser, mientras la guitarra salpica unos acoples que desembocan en EL riff perfecto. Buchanan canta como los ángeles y no paréis de prestar atención a la línea de bajo que hay siempre bajo la voz, gruesa y elegante. En la deliciosa sección pre-chorus nos encontramos con unas preciosas melodías acústicas que se apoyan en el riff inicial de la batería, hasta que la voz arranca el estribillo principal. Algunos dirán que exagero, pero creo que estamos ante uno de los himnos del rock más sobresalientes de la historia.



Creo que Rich and the Poor junto con la anterior, son los TEMAS del álbum. Aquí vamos a encontrar un tema que crece bajo la influencia de The Animals. La introducción es fastuosa y la dinámica en piano para que entre la voz, sobresaliente. Buchanan llena de color la escena con su garganta hasta llegar al precioso estribillo. Las secciones en las que la banda toca al unísono ponen el vello de punta. Simplemente ÉPICO. 

Belle Star es un fastuoso ensamblaje de ideas dispersas que conforman un orden idílico. Los tempos rápidos se entrelazan con los lentos, y la cascada de riffs junto con los momentos acústicos incrementan la idea de la psicodelia. Jay Buchanan hace gala de capacidad pulmonar y se marca unas bestiales notas largas.

Where I've Been, es una maravillosa balada inspirada en el blues. Posee los compases más románticos de este GWV. Muy apasionada en todos los sentidos y perfecta para una carretera nocturna.

Destination on Course, el broche final. Comienza con un chillón solo de guitarra. Majestuosa intervención vocal arropada por Holiday en todo momento. Los coros épicos de la sección intermedia recuerdan a las partituras más oscuras de Morricone. El climax de la sección intermedia lo pone de nuevo Buchanan con un brutal grito que precede a la nueva aparición de los coros. Es increíble la bofetada en la cara a los cuatro minutos, donde todo cambia e introducen una jam session que termina en Fade Out.

GWV es uno de los mejores discos en lo que llevamos de 2014, si sois amantes del rock directo sin alharacas y sobre todo de la buena música, este es vuestro disco. No me gusta dar calificaciones pero para mi, estos chicos se gradúan con matricula de honor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario