jueves, 10 de julio de 2014

The Aristocrats - "Culture Clash"

EaRtHlInG - MiLáN


  • Bryan Beller - Bajo
  • Marco Minnemann - Batería
  • Guthrie Govan - Guitarra

Puede que no haya muchos a los que les suene el super-grupo The Aristocrats, para ellos decir que está formado por tres de los más prolíficos, virtuosos y alucinantes músicos de nuestra era. El bajista Bryan Beller que ha pasado por Steve Vai, James Labrie e incluso Dethlok, la increíble banda de Death Metal melódico en la que militó junto al reloj atómico Gene Hoglan. Tras los parches tenemos al enorme Marco Minnemann, uno de mis baterías preferidos, multi-instrumentista con una calidad sin precedentes que ha militado en filas junto a Paul Gilbert, Tony Macalpine, Joe Satriani y el trio de rock progresivo KMB. ¿Y qué se puede decir de Guthrie Govan? un guitarrista fabuloso, probablemente uno de los mejores de todos los tiempos, versátil hasta el extremo, fue guitarrista en ASIA y para Steve Wilson. Dotado de gran musicalidad y una poderosa técnica es también junto a Ned Evett uno de los impulsores de las guitarras sin trastes

Sería lógico pensar que por sus referencias estamos ante un proyecto de rock progresivo, o incluso metal instrumental, pero la sorpresa la dieron desde que editaron su álbum homónimo en 2011, un discazo de Jazz fusión con elementos propios del prog rock y algún tinte metalero. Culture Clash es un trabajo extremadamente melódico, con estructuras sólidas, muy divertido y virtuoso como ningún otro. 

A nivel de producción es nítido hasta el extremo, con un sonido directo y muy afilado, impecable en la masterización y mezcla, eso sí, que nadie espere un sonido de lujo, envolvente y lleno de efectos, el disco parece estar grabado en vivo, algo que lo dota de un mayor realismo. Si algo se hace palpable, es que los tres músicos se han divertido haciéndolo.

Para oídos pasivos o poco entrenados el álbum puede ser un auténtico ladrillo, es triste decirlo, pero si estás acostumbrado a que te regalen el oído o simplemente escuchas música para hacer la limpieza, mejor será que ni lo cargues en tu Ipod, Culture Clash es un trabajo para sentarte a escucharlo y disfrutar de la compenetración de este power trio, de hecho solo un tema baja de los cinco minutos, el resto se mueve entre los seis y siete, y suponen un increíble viaje por compases de amalgama, virtuosismo en todos los aspectos, solos de alucine, riffs a veces poderosos, otras melódicos, breaks imposibles, poliritmias y un sin fin de locuras instrumentales.

Culture Clash fue junto con el debut de The Winery Dogs, Dimensionaut de Sound of Contact, y el disco homónimo de Dream Theater, de lo mejorcito de 2013.

No hay comentarios:

Publicar un comentario